sábado, febrero 14, 2009

VALE


 

Dicho sea de viva voz

o puesto negro sobre blanco,

ha de valer

y tiene ese rango

cual es sagrada la palabra

sagrada…

Vale por una estampación

de mis labios sobre los tuyos

y viceversa.

Origen y criatura.

Fuente y caudal.

Fósforo que prende

y llamarada.

Iniciación y hábito.

Dulce humedad

y borbotón

que,

aunque saciara

dé lugar a otro beso.

Vale por todas las declaraciones

de amor

todavía sin efectuar

por mí.

Digo de las que he de pronunciar

mirándote a los ojos,

tomándote las manos.

Razón y prez.

Latido y juramento.

Voz de humanidad

y solicitud

de indulgente trato.

Porque todos los días

son nuestros días

y tienen

el sello de lo que

compartimos.

Fraternos,

apasionados

e inteligentemente

cómplices.

Vale, pues,

y yo así lo concedo,

comprometiendo

mi carne,

dueño de mi mente

y contento de vocación

ungido por la ternura

en ti.

2 comentarios:

NoeliaA dijo...

Muy delicado y bonito poema.

Palabras como nubes dijo...

Una belleza de poesía, profunda, íntima. Agradable lectura, sí, señor. Continúo...