martes, febrero 17, 2009

¿Vienes?


Pronunciar una frase sencilla, desde que nacemos hasta que sucede, supone un tramo de tiempo considerable. Luego todo parece sencillo. Acumulamos vocabulario porque conocemos cada vez más cosas y… y luego prescindimos de él porque creemos que lo sabemos todo. Los adultos no nos comprenden e inventamos un código nuevo. Total, con gruñir un poco, movernos, y decir las mismas tres cosas que sirven para designar la comida, el frío o el calor y el sexo, está todo dicho. Pero mira, además de todo esto que te muestro como parte de la vida en general, como episodio del existir de cada uno, tengo un nudo en la garganta. Es una manera de hablar, una metáfora de la angustia, del temor, de la incapacidad y del miedo. Resulta que toda mi locuacidad se ha desmoronado. Dicen que esto que te escribo ha de ser una declaración romántica trascendental y definitiva y… Sin embargo, tomo letra por letra y compongo la palabra amor. Voy a ensayar su pronunciación, la intercalaré con otras palabras de cariño y armaré las frases necesarias para decirlo con tanta soltura como un niño o una niña, un  día de su tiempo, dicen PAPÁ o MAMÁ. Mientras, quisiera confiarte, con mi rubor, la necesidad de una aventura que sólo será posible si es empeño de ambos. Así pues, porque nos hemos reído mucho juntos, porque las jornadas cotidianas son manifiestamente mejores si hacemos algo a la par y los fines de semana son fiesta, fiesta y fiesta… Porque caminar de la mano contigo es algo que no quiero concluir en la calle, ante la barra de un bar o de camino: tú a tu casa y yo a la mía, dime amiga, ¿te atreves a pensar que podemos ser futuro y hacer lo que sea necesario para no defraudar un principio así? Ya sabes que tu piel y mi piel son pergaminos, envolturas de delectación a gusto con los trazos de fluidos o entintado de sudor y saliva que son tatuaje de lubricidad por nosotros consentido, porque es para nosotros. Una manera fina de sugerir la voluptuosidad de ambos y todo lo que la concierne. Pero, ahora, quiero ser audaz. Convivir es el desafío. ¿Vienes?

1 comentario:

NoeliaA dijo...

Guau, qué buena declaración, Agricol, me encantó!! Y muy buena elección de la imagen que acompaña, muy bonito cuadro.
He de decirle, sin embargo, que me agradaba más la letra de tamaño mediano, algo puramente estructural.
(Fe de erratas: él porqué por el porque)
Muy buen texto, lo sigo leyendo, borre este comentario.
Chau chau, saludos